megan antes y después

No mirar a otro lado y tener ganas, de verdad, de ayudar a un animal, ¡han hecho posible este milagro!

Ni un mes ha hecho falta para que la pequeña Megan se convierta en una verdadera cachorrilla guapa, juguetona, trasto y divertida.

Aún tiene un largo camino que recorrer y la batalla contra la sarna no esta ganada, pero tenemos claro ¡quien la va a ganar!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.