lula finales felicesBendita locura me dio aquel día de Mayo que mi amiga Aurora me habló de Masvida. Me enamoré de Lola (antes Lula) nada más ver su foto y leer su historia. No era una cachorrita pero inspiraba pura dulzura. Así que, aunque al principio lo veía complicado, porque ya tenía otra gata, Simba, ya mayorzota (hoy cumple 12 años) y con un carácter un poco gruñón, Eugenia y Ruth me animaron y me pusieron las cosas muy fáciles con sus consejos. El resto era cosa nuestra…. y tengo que decir que aunque al principio costó un poco por el carácter de Simba, poco a poco se han hecho amigas. Comen juntas, duermen juntas y sobre todo se pelean juntas jajaja (jugando, claro).

Y en cuanto a mí…es un cielo de gata. Simpática, juguetona, cariñosa (me lame el pelo cuando estoy echando la sienta, por ejemplo). En fin, una maravilla.
Así que lo que empezó en un ataque de locura, ha acabado en locura de amor, y del bueno. Mil gracias, chicas!”

Gracias Leticia por adoptar y compartir tu historia.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.