La pequeña Luna fue rescatada este fin de semana en muy mal estado, cadera rota, líquido libre en el abdomen, estómago distendido, diferentes problemas gastrointestinales… está hospitalizada y su pronóstico es reservado.

Los gatos en la calle no tienen una buena vida, Luna es prueba de ello: perdigones en su cuerpo, dientes rotos, heridas, caquexia, anemia… esperamos poder ayudarla

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.