Esta es Luz, un ejemplo del amor de los galgueros por sus perros en este país. Después de tres días de parto fue abandonada en el veterinario por su amante dueño, que se negó a abonar una cesárea de urgencia y amenazó con matarla “con el palo de la fregona”

Desde el centro veterinario nos llamaron para solicitar que nos hiciéramos cargo del caso, cosa que hicimos sin dudar.

La cirugía de Luz fue tremendamente complicada, con una hemorragia severa y el útero perforado, su vida corría peligro. Afortunadamente superó ese trance aunque tuvo que ser hospitalizada de nuevo e intervenida debido a una peritonitis.

A pesar de todos nuestros esfuerzos, de los 13 cachorros iniciales solo han sobrevivido 5, que actualmente están en casa de nodrizas.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.